martes, 24 de enero de 2012

ASÍ SE HACE UNA SEÑORA MOCHILA (o por lo menos así la hago yo)

Una llamada y una pregunta……… "¿vas a estar mañana en el taller que subo a verte?. Es que he visto en tu página una mochila y me preguntaba si podías hacerme una…………."

Bueno, así es más o menos como yo lo recuerdo, aunque a veces la memoria me falla.

No me voy a enrollar mucho con detalles que se nos acaba la hoja y no llegamos nunca a ninguna parte.

En fin, pues al final encargo en firme y navidades….. "Pues ya si eso el año que viene me pongo con ello"... y patatín y patatán.

La mochila en cuestión es pequeña y dentro de la nueva tiene que caber una carpeta…… Venga, estate atento o atenta que empiezo con la explicación.

Hay que volver a hacer los patrones y montar un prototipo en otro material para ver que las proporciones se mantienen. ¡Y qué suerte, que al segundo intento la cosa marcha! (dentro del primer prototipo había más espacio que en una vivienda de protección oficial, no te digo más).
Patrones nuevos

Comparación del prototipo con la mochila original















Bueeeeno, pues ahora lo que hay que hacer es cortar la piel (esta vez hablamos de piel de potro de color avellana).




Cortando la pieza delantera y la trasera

Cortando la solapa

Y luego hay que marcar los puntos “clave”, como marcas donde irán las cremalleras, marcas donde habrá que colocar la solapa o las correas, marcas donde irán las hebillas o el cierre. Y no hay que dejarse ninguna, que si no luego es una movida y no cuadra nada.



Pieza delantera y trasera y solapa ya cortadas













Marcas en el cuero















Pasamos a la máquina de rebajar para (como su propio nombre indica) rebajar ciertas partes del cuero para que en las uniones no sea tan grueso y para que al doblar doble por donde queremos nosotros, y no por donde quiere ello.

Rebajando el cuero


Rebaje en paralelo para hacer vuelto












Rebaje en oblicuo para costuras















Con un sacabocaos hacemos unos agujeros en el principio y el final donde van las cremalleras y los unimos con un corte recto.


Cortamos la cremallera, ponemos los cursores y cosemos una puntada al principio y al final para que no se salga el cursor.




























¿Sigues ahí o ya te has aburrido?. Venga, venga, que ya queda menos.

Pegamos la cremallera alineada con el corte. Aparte cortaremos unos rectángulos de tela que serán los que hagan de bolsillo, los cosemos dobles y los pegamos sobre las cremalleras. Luego lo cosemos todo junto (cuero, cremallera y tela) y ya tenemos los bolsillos traseros. Ahora a otra cosa………….

Se pega la cremallera al cuero












Se cose la tela y se pega encima de la cremallera

Ahora ya están los dos bolsillos montados y listos para coser













Cosido de los bolsillos y las cremalleras

Se eligen las hebillas que vamos a usar y cortamos unas tiras que irán sujetando las hebillas. Se hace un agujero en el centro para el pincho de la hebilla, se doblan al medio y se pegan. Se hacen agujeros y se cosen con dos agujas. Después se ponen las tiras en las marcas y se pegan…………..Aaaaala, otra vez agujeros y a coser.

Tiras cortadas, con agujero en el centro y hebillas











Haciendo agujeros para coser


Costura con dos agujas



















Tira con hebilla cosida y fijada a la pieza trasera de la mochila

Ahora cogemos la parte delantera y hacemos dos agujeros con la lezna donde hay que colocar el cierre. Y lo colocamos.


























Echamos pegamento en la parte inferior de la pieza delantera y de la pieza trasera, lo pegamos y lo cosemos.

Delantera y trasera enfrentadas















Las dos piezas cosidas















Pieza unificada

Cortamos cuatro tiras, pegamos dos a dos y las cosemos.






























Ahora es cuando la cosa se complica, ya que la persona que hizo el encargo (la llamaremos por ejemplo Carmen) quería la solapa personalizada con un dibujo celta y su nombre.

Pues lo primero que hay que hacer es el diseño del dibujo. Después con el pirograbador pasamos el dibujo por calor al cuero. Repasamos las líneas muuuuuy despacio y con mucho pulso y mucha templanza. Los que me conocéis os estaréis preguntando ¿mucho pulso y mucha qué….? ¡Venga ya!.


Diseño del dibujo



Pasando las líneas

Dibujo pasado al cuero

Poco a poco repasando las líneas

Parte del dibujo repasado

No sé el pirograbador tuyo cómo será, pero el mío cada cierto tiempo se recalienta y hay que esperar un rato a que se enfríe porque si no se funde. Yo lo llamo “el refrigerio”. Después de varias horas y varios “refrigerios” ya tenemos las líneas bien grabadas. Luego inclinamos la punta y repasamos los contornos para darle sombras y profundidad al dibujo.

Dibujo terminado y con sombreado

Bueeeno, y luego se graba el nombre de Carmen y sus apellidos.

Se corta otra pieza igual a la solapa en piel de cerdo (que se usa para forros), se graba la marca de “la artista”,  se marca la situación del cierre, se hacen agujeros con la lezna y se coloca la otra parte del imán.



Se encolan las dos partes de la solapa, se pegan y se cosen.


























Ahora es el momento que todas las personas con mal pulso tememos más que al hombre del saco. Con una esponja y tinte especial para cantos se aplica color (en este caso negro) a los cantos para disimular la unión de las dos piezas.




Luego se pega la solapa en las marcas que hemos hecho para eso mismo.


Los apellidos pirograbados en la solapa han sido difuminados por motivos de "anonimato" de Carmen

Cortamos una tira, la encolamos, la pegamos doblada al medio y la cosemos. Aaaaala, y más tinte para cantos. Esta tira servirá de asa para llevar la mochila de la mano.


Pegamos dicha tira y las bandoleras y lo cosemos todo con una costura bien consistente, ya que tendrá que sujetar todo el peso de la mochila (esperemos que durante muchos años).


Se corta una pieza y se coloca tapando la supercostura superresistente que acabamos de hacer y también eso se cose. Se hace un agujero con un sacabocaos y se pone un remache en el centro para que permanezca en esa posición.



Y ahora llega lo bueno. Se encolan los laterales de la mochila y se cosen. Y luego se cosen las partes bajas para cerrarla.






Cogemos aire, respiramos profundamente, hacemos un par de estiramientos para relajarnos y unas gárgaras (eso no sirve para nada, así que es opcional, jeje). Ah!....y nos cortamos las uñas, porque ha llegado el momento de darle la vuelta y no queremos que se raye el cuero.




Ahora la mochilita de marras tiene esta pinta. Se corta una pieza de un material semirígido y rectangular más o menos de las proporciones de la base, se encola y se pega en el interior del fondo.



Pieza de la base para que sea más rígida. Ya encolada

Cuando esté todo hecho martilleamos las costuras desde el exterior para que se adapte bien la forma.



Bueeeno, pues ahora vamos con el forro interior de tela.
Con el patrón de cortar el exterior del bolso cortamos una pieza en loneta (que es muy resistente). Eso será nuestro forro, y tiene que ser un poco más pequeño que el exterior (por motivos obvios). Y como Carmen quiere un bolsillo interior con dos compartimentos y un bolsillo para el móvil. Cortamos las piezas y las montamos cosidas en el forro. Cerramos todo como hicimos con la parte del exterior y ya lo tenemos listo para unir.




Ahora encolamos el interior y el exterior y lo pegamos. Y con ello fijado cosemos la mochila para cerrarla y que la costura una el cuero y el forro.





Cortamos el exceso de cuero en el vuelto que queda en el interior. Y ya sólo queda...


Hacer agujeros con el sacabocaos donde pondremos los cierres del interior y colocar dichos cierres con la remachadora.



Y comprobamos que cierra y que todo marcha bien.


Bueeeno, pues ya tenemos a la señora mochila terminada (con un peso algo inferior a los 700 gramos, cosa que es importante, porque si pesa mucho de vacía imagínate llena). Una pieza ligera y elegante (vamos, con estilo). Ahora que tenemos aquí todo el proceso paso a paso ¿quién no se atrevería a hacerse una en casa?. Ánimo que está chupao.



Pues nada más por hoy. Espero que la próxima entrada del blog no sea dentro de medio año.

SALUD

10 comentarios:

  1. Artista, que eres una artista, y con todo este curro.... cuando nos digas el precio no podemos asustarnos!!!!
    Luz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Luz. El tema económico es peliagudo, porque evidentemente en ciertos trabajos no se puede tarifar la hora (se pondría el producto final por las nubes).

      Eliminar
  2. Bien , bien ..., no soy dada a estos menesteres de las redes sociales.
    Pero dado tu impetu y tu buen hacer, vale la pena.
    Te felicito. Buen trabajo Natalia
    El país necesita jovenes como tú
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen. Tu comentario me resulta especialmente gratificante.

      Eliminar
  3. ¡Vaya chulada de mochila! En cuanto tenga pasta te encargo una para mi
    chica. Los adornos son una pasada.
    Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya Luis. Pues espero de todo corazón que este año del Dragón te resulte realmente propicio en cuanto a la economía.

      Eliminar
  4. Wuuauww¡¡¡ Cuanto trabajo¡¡
    Está muy bien la tutoría para hacer una mochila, pero creo que va ha ser un poco dificil llevar a la práctica la teoría.. esto es un trabajo para profesionales del cuero como tu. Enhorabuena por tu gran trabajo Natalia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, siempre podemos llenarla de libros artesanalmente y magistralmente encuadernados por Runa...

      Eliminar
  5. guaaaaaaaaauuuuuuuuuuuuu y ojo que no soy un perro!!!!
    Como me gusta esa maquinita tuya que rebaja lo que pongan delante ;)
    Hermoso el grabado!
    mancantaa!!!! asi con la boca grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sil. La verdad es que la maquinita algunas veces se niega a rebajar lo que le ponen por delante, pero en general se porta bien. Y a veces tiene haaaambre y se come cosas y las desgracia.

      Eliminar